02/05/2021 | ENTREVISTA | 249 Lecturas

Raúl “Sapo” Rivero: “A Villa Cubas lo amo, lo adoro, es parte de mi vida”

Fue un destacado defensor y volante central en los 80’y 90’, e hijo de una tradicional familia villacubana que también tuvo un gran pasado futbolístico en el “León”. Raúl “Sapo” Rivero, en charla con ClubVillaCubas.com, contó su paso por la institución que lo vio nacer como futbolista  y como vive la situación actual del Club.

¿Cuál es tu actualidad?

 A mis 59 años solo agradezco a Dios, San Cayetano y a la Virgen del Valle por estar trabajando y en mis tiempos libres hacer deportes, a correr, salir a caminar y estar con la familia que es lo más grande que Dios me dio y algunas veces comparto un asado y tomar un vinito con amigos pero por esta pandemia no podemos hacerlo y tampoco podemos  jugar al fútbol, que mi anhelo es jugar este deporte. Eso es lo que estoy viviendo hoy en el día a día y dándole gracias a Dios porque tanto yo como mi familia estamos bien.

¿En qué año llegaste al Club Villa Cubas a jugar?

Empecé a los diez años, en el 72’ comencé en las inferiores. Tengo muchos recuerdos lindos, yo nací en el barrio de Villa Cubas, el más grande de Catamarca para mí, es lo más hermoso donde nací. Una mañana hubo una carrera de ciclismo organizada por el club y estando con amigos de mi edad en ese entonces, también había un partido en la cancha y nos invitaron a jugar lo hicimos, y hablé con mi mamá que quería venir al club y ahí comencé a jugar en las inferiores. Recuerdo que tuve de técnico a un profesor de Buenos Aires , que le decían profesor botella, porque nos hacía juntar botellas y venderlas y con ese dinero comprar cosas que nos hacían falta y participar en los Torneo Evita y de esa manera empecé a entrenar en el club y a jugar, hasta que vino “Quiroguita” que ya falleció y él era nuestro técnico y bueno, jugaba y jugaba, los Rivero ya nacimos para el fútbol porque te cuento que entrenaba en el club, entrenaba solo en el dique El Jumeal, me esforzaba mucho y me acuerdo que “Quiroguita” me dijo a los 15 años: preparate  Riverito que este sábado debutás en primera, no lo podía creer y realmente así fue. A esa edad empecé a jugar en la primera de Villa Cubas, me fue bien, siempre dando lo mejor para el “León”, gracias a Dios llegué a jugar con Juancito, mi hermano que falleció y con mi otro hermano, Felipe, no alcancé a jugar pero sí lo vi en la cancha. Me acuerdo que mi debut fue contra Vélez y ganamos, me felicitaron y en ese partido jugué de 2, realmente me fue bien y gracias a Dios, ahí empecé mi carrera futbolística en Villa Cubas.

¿Qué recordás de esa época? ¿Quiénes fueron tus compañeros?

 De esa época me acuerdo que jugaba el “Pelado” Díaz, “Carozo” Díaz, había un muchacho Ogas, “Lucho” Vega también, “Juanete” Orellana, son muchos para recordar, mucha changada muchos amigos que estuvieron, se criaron a la par mía ahí en el Club Villa Cubas. Después me acuerdo del “Tincudo” Barrionuevo que para mí va a ser inolvidable, imposible olvidarme cuando Raúl “El Tincudo” Barrionuevo me habló, me enseñaba como tenía que jugar, me decía las cosas que tenía que hacer en la cancha, era el gran capitán, como Carlitos Villacorta también, otra persona muy especial para Villa Cubas ya que él también te hablaba, te enseñaba y como ellos entregaron la vida por el Club, así lo entregué yo con mis hermanos. Realmente soy hincha de River, pero para mí lo único que vale es Villa Cubas, la camiseta de Villa Cubas y nadie más. Soy capaz de dar la vida por Villa Cubas, tengo dos hijos varones y una mujer, uno de mis hijos cumplió un anhelo mío que era que juegue en el Club pero sólo hizo inferiores y luego  se fue por un problema que hubo. Un solo hijo me salió futbolero, de los tres hermanos que hemos jugado, Felipe, Juan y yo, el único que tiene hijo jugando en Primera en Catamarca soy yo, porque ninguno de los otros sobrinos si les gusta el fútbol pero ninguno se animó a ir a un Club. Volviendo a los compañeros que tuve me acuerdo de Carlitos Brizuela, el “Negro” Acuña, “Banana” Moya, Villarino, “Tany” Bazán, “Pollo” Rodríguez, el “Conejo” Acuña, son muchos, “Iguanita” Ibáñez, “Tití” Barrionuevo, fueron unos cracks, son muchos los que tengo que nombrarlos y casi no me acuerdo. Villa Cubas fue lo más grande que tuve, ahí la conocí a mi Sra. y formé mi familia, también gracias a Villa Cubas tengo el trabajo actual, y quiero agradecer por siempre a la Sra. Liliana Barrionuevo y a Jesús Quarín, que son a  los únicos que les voy a agradecer que estoy trabajando hoy en día. Es imposible olvidar a esas personas que han estado en las buenas y en las malas. Lo mejor que me dio el fútbol es cosechar amigos por toda Catamarca, gracias a Dios he llegado a jugar en Policial, en Social Rojas, pasé muchos momentos lindos como que yo era el “Sapo” Rivero pero tenía mucho respeto hacia la gente y la gente hacia mí, así que no me puedo quejar de nada.

¿Cómo ves a la institución actualmente?

A la institución antes de la pandemia ya la veía mal, había cosas que no me gustaban, me dolía mucho entra al Club y verlo como estaba tan abandonado tan caído y no lo podía creer que hasta me daban ganas de llorar, a pesar que me acuerdo que hicimos dos o tres partidos ante San Lorenzo a beneficio de “Ancuero” Nieva que cuando entré al vestuario no podía creer que siga igual a cuando yo jugaba, pero a la misma vez se me ponía la piel de gallina porque pensar que ahí nací yo con el fútbol, me equipé, me puse las primeras medias, las vendas, la camiseta y salía por ese vestuario que estaba debajo de la tribuna y fue una emoción muy grande, muy grande. Lo veo muy caído al Club Villa Cubas, lamentablemente pienso que no han valorado al Club porque creo que no había gente que lo quiera, que lo cuiden, no hubo gente que lo sienta de corazón, si pudo haber, pero pasa esa gente desgraciadamente no tuvo apoyo y hoy es muy doloroso lo que está pasando. Yo respeto lo del Sr. Polonio pero son cosas que pasan en la vida y hoy me duele ver al Club así porque mis nietos el día de mañana van a querer jugar ahí y me duele muchísimo como está la institución ahora.

¿Crees que los dirigentes se olvidaron de los exjugadores para aportar ideas en beneficio del Club?

Si, se olvidaron de la camada nuestra, se olvidaron de los viejos “Leones del Altiplano” nunca hubo un decir: hagamos una reunión, queremos juntarnos a dialogar con los exjugadores de Villa Cubas, con los gloriosos  “Leones de Villa Cubas” pero nunca dijeron nada, nunca nos hablaron nunca estuvieron. Es más, te puedo decir que estoy un poquito dolido con el Club y con los dirigentes porque lo que pasó con mis hermanos, a pesar de que dieron la vida, transpiraron la camiseta, derramaron sudores, nadie del Club hizo nada por mis hermanos porque había gente que si sabía, sabían lo que les estaba pasando a mis hermano, nunca hubo una colaboración, no hubo nada realmente, tan solo al único que le voy a agradecer infinitamente y que nos quería ayudar y estaba y pedía es al Sr. Carlos Villacorta, mi hermano Carlos Villacorta que hoy lo tengo como hermano que si le puedo pedir algo instructivo es a él. Fue el único que estuvo con Juancito cuando estuvo enfermo, también con Felipe, no se logró lo que él pretendía y eso es lo que me duele de los dirigentes, pero no por eso lo voy a dejar de querer a Villa Cubas, a Villa Cubas lo amo, lo adoro, es parte de mi vida, es parte de todo. Realmente si estoy dolido, pero como lo quiero al Club hasta soy capaz de volver a vestir la camiseta y volver a salir a pelear hasta la muerte por Villa Cubas.

Print
del.icio.us Facebook Google Bookmarks Bitacoras.com FriendFeed LinkedIn Netvibes PDF Ping.fm Technorati Meneame Twitter